¿Qué va a pasar en el futuro cercano con las grandes ciudades?

Actualmente la gran migración de personas a las grandes ciudades es una fuerte amenaza a la estabilidad mundial: violencia intercomunitaria, criminalidad, falta de agua, carencia de alimento, medicinas y sobre todo un desorden social

En la actualidad casi 300 millones de personas viven fuera de su lugar de origen y, según las predicciones, este dato aumentará considerablemente al 2036 donde dos tercios de la población mundial vivirá concentrada en un desorden generalizado en la estabilidad social que acarreará confrontaciones civiles en medio de los recios modelos de manejo de masas como el Gran Hermano (vigilancia cibernética total), el Campo de Concentración sin Lágrimas, Total Control y el Gran Reseteo, así lo afirma el escritor Daniel Est.ulin.

El también investigador afirma que “en el mundo actual 4 mil millones de personas siguen viviendo en comunidades rurales, si las élites internacionales o la Organización Mundial de Comercio tiene éxito y son capaces de imponer métodos modernos de agricultura en todo el mundo para llevarlos a niveles como los de Canadá o Australia, ¿Qué sucederá?” y se responde: “3500 millones de personas serán desarraigados de la tierra y expulsados ¿y a dónde irán? a las ciudades obviamente, en busca de trabajo”.

El Área Metropolitana de Guadalajara, la Mega-Ciudad jalisciense

Esa afirmación del investigador lituano se visualiza en nuestro entorno con el crecimiento desorbitado de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) y el decrecimiento o el estancamiento poblacional de las zonas rurales del estado de Jalisco.

Actualmente Tlajomulco de Zúñiga, el municipio que más crecimiento urbano-poblacional registró en la década del 2010-2020, con un incremento de más de 300 mil personas que viven en las mismas condiciones de infraestructura urbana que al inicio de la década, se traduce en una agobiante falta de servicios básico, de circulación y sobre todo el incremento de la criminalidad que azota a esa porción de la ZMG.

Un dato acuciante de esta zona urbana es la alta contaminación atmosférica que ha aumentado considerablemente: según el Sistema de Monitoreo Atmosférico de Jalisco (SIMAJ), en el periodo del 1 de enero al 1 de abril del 2020  se registraron 46 días con el nivel de Mala Calidad del Aire, para el mismo periodo en el 2021, los días con el nivel de Mala Calidad del Aire en esta zona aumentó a 88 días, casi al doble de un año a otro.

Otro dato que parece que a las autoridades no les cae el veinte, es la forma en cómo ya están acomodando o proyectando una mega área urbana; ya la ZMG está rebasada. Hoy, en recientes estadísticas publicadas por el Instituto de Información Estadística y Geografía de Jalisco, se habla de la AMG (Área Metropolitana de Guadalajara) donde se incluye a Acatlán de Juárez y Zapotlanejo.

El futuro de la ciudades o centros urbanos son un lugar de gran incertidumbre; quizá los que habitamos las zonas rurales debemos poner las barbas a remojar y cuidar que nuestros territorios no se vean atraídos por la magia de los que ofrecen desarrollo como esos que vemos crecer como un cáncer. Ya algunas proyectos se han develado en nuestra región, bien pueden ser el escape.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario